Categories
Uncategorized

“Eres para mí”: simulacro de amor hiperrealista en tiempos pandémicos

Fuente: TVboricuaUSA

¿Qué hice durante la pandemia en el 2020? “Catch-up” con las nuevas temporadas de las series que estaba viendo, reuniones con amistades por las plataformas de Zoom y Google Meets, estar en las redes sociales y ver televisión local. Me llamó mucho la atención que estaban promocionando un anuncio en búsqueda de jóvenes solteros para un nuevo “dating show” por la cadena Telemundo Puerto Rico. Aunque tuve ganas de solicitar, no lo hice porque no tenía transportación, a menos que todo fuese de manera virtual, y tampoco sabía en qué me iba a meter.

Al leer las primeras noticias, me percato que se llama “Eres para mí” y es con el fin de emparejar a jóvenes durante la pandemia. Conducido por Alexandra Fuentes y el JD, surge la idea de desarrollarla porque “la gente quiere seguir enamorándose”, según el presidente de Telemundo Puerto Rico, José Cancela. Sin embargo, me pregunto: ¿a quién no le gustaría ver un “spin-off” de 12 Corazones, pero versión pandémica y puertorriqueña?

Fuente: Telemundo

Viendo el primer episodio, noto que tiene una dinámica muy parecida como la de Penélope Menchaca y Edward’O, pero sin involucrar la astrología y con menos participantes. Aunque “Eres para mí” reúne a tres chicos y a tres chicas para que compartieran en dinámicas, se asemejan con el mismo fin: emparejarlos antes de que culmine el programa.

Fuente: YouTube

A pesar de que no parece prometedor, seguía viéndolo por entretenimiento, y me cuestionaba: ¿hasta qué punto esto es real, o les están pagando por seguir un guion? No obstante, el episodio era grabado en vivo porque se quedaron cortos de tiempo al final, pero ¿todo era parte de un simulacro hiperreal pandémico?

Recordando el argumento de Sandoz sobre el simulacro, específicamente, “usa nuestra experiencia de la realidad contra nosotros, creando una falsa semejanza que produce tan exactamente nuestra experiencia visual con lo real que no podemos discernir la falsedad de la imitación”(2003). Como estamos en tiempos pandémicos, ¿así será el “dating scenario” de ahora en adelante, es decir, con distanciamiento y sin uno saber cómo será la persona que esconde detrás de la mascarilla?

Abundando con Baudrillard y lo hiperreal, que es sustituida por la realidad misma, ¿cómo uno puede enamorarse en media hora?

Esta investigación identifica el simulacro y la hiperrealidad en tiempos de pandemia, centrado en una metodología cualitativa con un enfoque descriptivo, utilizando el “dating show” puertorriqueño “Eres para mí”. Específicamente, se recopilan varios análisis para comparar los temas mencionados previamente, y se indaga sobre los protocolos e implementaciones por el coronavirus durante el 2020.

Anteriormente, se han hecho varios estudios sobre el simulacro y la hiperrealidad a través del “reality”. Por ejemplo, Wenger identifica que “el arte del simulacro consiste en hacer aparecer las imágenes como si fueran la realidad, en reemplazar la realidad por imitaciones o ilusiones” (2015, p.110) y León lo complementa indicando que “la realidad se construye mediante tres elementos: ausencia de guion formal, participantes reales -no actores- y transmisión de emociones y elementos” (2009, como se citó en Menéndez 2016, p. 233).

Combinándolo con la televisión, Rincón (2005, como se citó en Modestti 2017, p.101) alude que “ha sido, con éxito, narrador central de las vidas del público porque ha sabido responder a la temporalidad hogareña, provoca relaciones afectivas con sus audiencias e identificaciones en su público, se adapta a la conversación cotidiana, sirve de compañía en los quehaceres habituales y, como si fuera poco, promete entretenimiento permanente”.

Sin embargo, Imbert (2009, p.2) recalca que “todo es posible en televisión porque, en el fondo, nada es real, porque lo que ahí se representa no deja huella, no tiene pregnancia” y Castañares abunda que “no pertenece ni a lo informativo, ni a lo educativo, ni a lo espectacular, ni a lo real, ni a lo ficticio, porque pretende pertenecer a todos al mismo tiempo” (1995, p.84).

Con relación a los “dating shows” y a modo de ejemplificación, Hidalgo (2018) relata que se puede definir como “subgénero televisivo, enmarcado dentro de los “realities shows: que tiene como objetivo que los concursantes encuentren pareja o consigan una cita en directo, normalmente bajo la forma del concurso” (p,628).

Para Gutiérrez (2006, p.3),

“la relación del público televidente con estos programas es la clave para entender la forma de representación ciudadana que estos programas inspiran. Por un lado, al público se lo convoca para juzgar y sentenciar al otro, por otro la competencia entre individuos fomenta el enfrentamiento y hace emerger muchas veces, lo más bajo del       comportamiento humano”.

Adicionalmente, especifica que “en este espectáculo de emociones, de fascinación por el espectáculo y de complicidades secretas, los televidentes se identifican y alimentan su curiosidad desde su reducto individualista, enfatizando su aislamiento y conectándose con realidades virtuales, a despecho de lo que pasa en el mundo” (p.3-4).

En el “dating show” puertorriqueño “Eres para mí” se distingue el simulacro y la hiperrealidad en tiempos de pandemia. Sobre el primer tema, es simple y repetitivo: dialoga la conductora con los participantes, preguntándoles una que otra aseveración íntima acerca de su vida personal, como parejas que han tenido o qué buscan en ella. También, se centra en un sobre rosa que contiene información importante que podría cambiar la vida de un participante, supuestamente. Durante el primer episodio, una expareja llamó para hablar sobre una de las concursantes y, según las expresiones de los seis candidatos, ninguno estaba realmente sorprendido.

Fuente: YouTube

Analizando la hiperrealidad, es muy poco probable que verdaderamente terminen dos integrantes emparejados, porque apenas tienen una conversación de 30 a 60 segundos, y a modo de suposición, considero que se dejan llevar más por la apariencia. Además, al final del programa, se escribe el número del participante a ver quién termina flechado con quién, y si hay parejas. Lo peculiar del primer episodio es que terminaron los seis integrantes emparejándose.

Fuente: YouTube

Con relación a las emociones que León (2009) y Gutiérrez (2006) fomentan, un dato particular del programa es que les confiscan los celulares a los concursantes y deben mantenerlos desbloqueados por si le llega algún mensaje de texto o llamada, y ahí mismo se responde en vivo. Por ejemplo, a uno de los concursantes se le cuestiona un mensaje que le llegó indicando que lo estaba viendo en el programa, dando indicio que este estaba en vivo.

Fuente: YouTube

Sobre el acontecimiento pandémico, durante el programa se recalca el distanciamiento y se comenta que se hacen las pruebas rutinarias sobre la detección de coronavirus. A través de las dinámicas, traen un plexiglás que los dividen por protocolo, no pueden saludarse los concursantes, y tampoco hay presencia de público.

Fuente: YouTube

Concretamente, se logra identificar el simulacro y la hiperrealidad en tiempos de pandemia utilizando el “dating show” puertorriqueño “Eres para mí”. Sin embargo, este programa televisivo se utiliza para uno distraerse cuando fue transmitido durante la cuarentena. Aunque solamente dura 6 episodios, por las redes sociales se comenta qué habrá pasado y el por qué lo habrán cancelado. Existen suposiciones de que fue por positividad al COVID-19, pero no hay nada confirmado. Gracias a la difusión del programa, se consigue representar a través del simulacro y la hiperrealidad el impacto del coronavirus con relación al espacio televisivo y, también, sobre las salidas con amistades y pretendientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *