Categories
Uncategorized

Humanizando la celebridad: Estudio de caso de ‘Free Britney’

La posición de la celebridad como figura pública, y productor de contenido dirigido a las masas, hace vulnerable su humanidad. Vulnerable a la invasión de privacidad, al abuso de quienes se benefician monetariamente de sus productos, y a las expectativas de unas audiencias que exponencialmente piden más.

Introducción

Las personas estamos instadas a mirar. Aun cuando el acto se nos encuentra limitado o imposible de hacer, continúa existiendo dentro de nosotros una curiosidad por observar, y comprender, los acontecimientos que ocurren en nuestro entorno. Cartwright y Sturken (2003) hacen la distinción que mirar es una práctica, un acto que los seres humanos cometemos con la intención de percibir e interpretar lo que nos rodea. Por consiguiente, el material visual que percibimos crea reacciones conscientes y subconscientes en las personas, por lo que se le otorga el poder de influenciar a la sociedad (Cartwright y Sturken, 2003). Más que imágenes, lo visual sirve para proyectar y representar la conciencia de las masas.

Al reflexionar sobre nuestra inclinación hacia observar, la figura de la celebridad resulta un objeto importante para estudiar los efectos de nuestra cultura preocupada por la percepción y el consumo de los medios. Entiéndase como celebridad cualquier persona en el ámbito público, que recibe gran atención mediática, reconocidas por su profesión y/o el material que producen para el consumo masivo. Desde nuestra perspectiva como audiencia, las celebridades son objetos de consumo, son figuras que integramos a nuestra cotidianidad mediante el establecimiento de relaciones a través de pantallas, algo que, como se intentará examinar en el presente ensayo, puede repercutir de maneras negativas sobre la seguridad, intimidad, y salud mental de la persona que, debido a su posición como figura pública, percibimos como celebridad.

Es necesario reconocer que existen distintos tipos de celebridad, cada tipo de fama dependiendo del contenido que el o la individuo produce para sus respectivas audiencias; por ejemplo, un actor mantiene una relación distinta con las audiencias que un artista musical. Para efectos de este ensayo, el estudio se enfocará en celebridades dentro de la industria de la música, en particular, la cantante estadounidense, Britney Spears. Spears se elige como artista para estudiar debido a la alta cobertura mediática que ha recibido a través de su carrera, y como esta se encuentra siendo revisada tras el surgimiento del movimiento Free Britney y el caso legal en contra de la tutela en cual la artista se encontraba bajo el mando de su padre, Jaime Spears.

El ensayo examinará la cobertura de Britney Spears durante los inicios de su carrera, los acontecimientos relacionados a su crisis de salud mental durante el 2007, y la cobertura recibida recientemente por el movimiento Free Britney que se propagó a través de las redes sociales. El análisis se lleva a cabo para examinar la manera que los medios cubren las vidas de las celebridades, particularmente durante momentos de crisis personal, y como esto se refleja en la cultura visual perpetrada por las audiencias.

Para guiar el estudio, se establecen las siguientes preguntas medulares: (1) ¿De qué formas los medios cubrieron a Britney Spears durante los inicios de su carrera y en momentos de crisis personales?; (2) ¿Cómo reaccionaron las audiencias hacia Britney Spears como artista y celebridad?; (3) ¿Cómo se ve representada la cultura visual en la atención mediática recibida por Britney Spears?; (3) ¿Qué tipo de contenido o cobertura demuestra una revisión hacia la manera que Spears era representada en los medios?

Aplicando la cultura visual a la celebridad

El acceso exponencial a las tecnologías de la comunicación ha desarrollado una sociedad altamente preocupada por ver los acontecimientos que ocurren a su alrededor y ha otorgado acceso a una cantidad de información sin precedentes. Cuando algún evento que resulta relevante para nuestro contexto sociocultural ocurre, instantáneamente utilizamos nuestros teléfonos celulares (o algún otro dispositivo electrónico) para contestarnos las preguntas de ¿Qué sucedió?, ¿Cómo sucedió?, ¿Quién estuvo allí?, ¿Cómo reaccionaron las personas?

No obstante, acompañando a las previas interrogantes, el interés que cobra mayor importancia para las personas es ver lo que sucedió. Más allá de conocer la información y los datos relacionados a los eventos, necesitamos poder apreciar material audiovisual que nos permita experimentar un suceso del cual no fuimos parte. Este interés por observar no es exclusivo a nuestra contemporaneidad, sino que la evolución de las tecnologías de comunicación ha propiciado un acceso íntimo e instantáneo a la información del material que deseamos observar.

Según conceptualizada por Nicholas Mirzoeff (2002), la cultura visual se trata de la dinámica donde una persona utiliza una tecnología visual (Mirzoeff establece que esta puede ir desde una pintura al Internet) para acceder a información visual (fotos, videos, etc.) en búsqueda de información, significado o placer. Con el continuo desarrollo de las disciplinas comunicativas, Mirzoeff explica, conceptualizar a la cultura visual se ha demostrado importante como parte de la interpretación de fenómenos; además de la información textual, la visual permite apreciar una representación de los eventos. Una imagen ofrece una mirada al contexto sociocultural en cual se capturó.

Por otra parte, Mirzoeff aborda que una de las características medulares de la conceptualización contemporánea de la cultura visual es que esta técnica no meramente examina lo que literalmente podemos observar y apreciar a través de nuestros sentidos, sino que también examina lo visualizado, entiéndase imágenes que más allá de ser material visual, son representaciones del objeto o sujeto fotografiado. Para las audiencias, las imágenes de las celebridades no son solamente maneras para apreciar a la celebridad, sino que la representan en sí—crean vínculos de intimidad a través de pantallas digitales. Una interacción artificial y simulada que nos permite experimentar: Esto es lo que estaba haciendo mi celebridad favorita hoy.  

Mirzoeff utiliza como ejemplo imágenes de figuras religiosas, quienes más allá de ser pinturas de santos, son los santos para las personas quienes los veneran.

Abundando sobre las manifestaciones de la cultura visual, Cartwright y Sturken (2003) establecen la categoría de los “íconos”, estos siendo imágenes que guardan gran importancia y significado para las personas. Esta importancia no es universal, entiéndase que intrínsecamente los íconos no son objetos de importancia, sino que depende de la interpretación y el trasfondo sociocultural e histórico de las personas. Las imágenes pueden convertirse en íconos dependiendo de las reacciones y emociones que provoquen en las personas.

Cartwright y Sturken hacen la distinción de cómo esta inclinación hacia la creación de iconos se manifiesta en las celebridades y figuras públicas. Utilizan como ejemplo a Marilyn Monroe, quien se convirtió en un icono de belleza y glamour debido a que representaba los ideales de la época sobre la mujer, creando así un ideal para las audiencias anhelar. No obstante, lo que hizo que la figura de Monroe se propagara no fue solamente su apariencia, sino también su talento para estar frente a una cámara. Su carisma fue el mecanismo manipulado por la industria de entretenimiento para venderla como un producto para el consumo de las masas.

Por otra parte, los autores establecen que la interpretación que hacemos sobre una imagen está atada a nuestras ideologías, una dinámica no necesariamente consciente. Nuestras ideologías compartimentan nuestras opiniones y visiones sobre el mundo. Estas ideologías, según establecen Cartwright y Sturken, son influenciadas y perpetradas por lo que es representado visualmente en los medios. Los medios manipulan lo visual para estimular ciertas reacciones y promover ciertas ideologías en sus audiencias. Por ejemplo, la heteronormatividad a través del romance “tradicional” entre mujer y hombre, y el racismo a través del uso intencionado de fichas policiales.

Aplicar la cultura visual a la dinámica entre las audiencias y las celebridades es necesario debido a que las celebridades representan íconos para sus audiencias. En ellas se proyectan ideales, opiniones, expectativas, deseos, entre otras admiraciones que perpetúan el consumo y la canonización de las celebridades en los ojos de sus fanáticos, y hasta en las miradas de sus detractores. Al mismo tiempo que la celebridad puede disfrutar de su profesión y las audiencias disfrutar de su contenido sin dirigir deseos negativos, la posición de la celebridad como figura pública, y productor de contenido dirigido a las masas, hace vulnerable su humanidad. Vulnerable a la invasión de privacidad, al abuso de quienes se benefician monetariamente de sus productos, y a las expectativas de unas audiencias que exponencialmente piden más.

Britney Spears: Princesa del pop, objeto para las audiencias

Britney Spears comenzó su carrera en la industria de entretenimiento estadounidense a los 12 años en el 1992, al formar parte del elenco del programa de Disney, “The Mickey Mouse Club”. Este programa le permitió ser introducida a la industria, apareciendo junto a Justin Timberlake, Christina Aguilera, y Ryan Gosling, colegas que también irían a convertirse en celebridades de las industrias de la música y las películas respectivamente. No obstante, no fue hasta el 1998, luego de ser contratada por la entonces compañía Jive Records, que Spears se propagó exponencialmente a través de la industria de entretenimiento. Fue bajo esta compañía que la cantante publicó sus primeros dos discos, “…Baby One More Time” (1998) y “Oops!… I Did It Again” (1999), ambos convirtiéndose en parte de los discos más vendidos en la historia de Estados Unidos. Desde los inicios de su carrera musical, la imagen que su manejo deseaba vender de ella se hizo clara. Con su vestimenta y lírica musical provocativa, Britney Spears se promovió como un ícono de la feminidad y sensualidad, contrapuesto a su imagen personal de pureza. Para las audiencias, Spears representaba la sexualidad y el poder femenino, empacado en una joven (quien en ese entonces aún era menor de edad) que pudieras llevar al hogar a conocer tus padres.

Escena del video musical para el sencillo “…Baby One More Time”.

Durante las actividades y entrevistas para promover su música y otros proyectos, a finales de la época de los 90 e inicios de los 2000, se convirtió común interrogar a Spears sobre aspectos de su vida personal e intimidad afectiva/sexual. A los 16 años, fue cuestionada acerca de sus pechos y posibles cirugías cosméticas. Asimismo, el estado de su “pureza” sexual (representado a través del concepto de la virginidad) fue objeto de especulación constante por la prensa y las audiencias. Britney Spears se convirtió en el símbolo sobre el cual las audiencias podían proyectar sus prejuicios acerca de la sexualidad y feminidad, algo que resultaba rentable para sus manejadores.

Spears mantuvo una carrera consistente a través de los inicios de la década de los 2000, aunque ya para mediados se comenzaba a percibir una ruptura en su imagen como resultado de años de su imagen ser vendida como objeto para las audiencias. En una entrevista en el 2006, tras la atención mediática recibida por alegaciones de negligencia sobre sus hijos en contra de ella, Spears rompió en llanto al hablar sobre las alegaciones y la invasión constante de fotógrafos siguiendo su cada paso, citando: “[Las celebridades] somos personas también”.

Aun indicando sus deseos de tener una mejor vida privada y liberarse de los paparazzi, la vida y persona de Spears continuó siendo objeto de atención mediática y discusión pública. El año 2007 resultó ser de los más perjudiciales para Britney Spears, tanto en su vida personal como en su imagen pública. Luego de tiempo en centros de rehabilitación y confrontaciones con su exesposo, Spears decidió afeitarse el cabello, alegadamente expresando: “No quiero a nadie tocándome, no quiero a nadie tocando mi cabello.”

Spears se afeitó el cabello el 17 de febrero de 2007.

La imagen de una Britney Spears calva fue sensionalizada. Una celebridad, reconocida por su apariencia y potencial de ser consumida, tomó la decisión de eliminar uno de sus estándares de belleza en un acto que representó una confrontación en contra de las expectativas y deseos impuestos por el público. A pesar de sus actos de rebelión, las audiencias y la prensa solo se interesaron más en monitorear la vida de Britney Spears, cada persona más interesada en saber que otro acto haría. Una atención que no cesaba aun cuando Spears solicitaba un desiste en llanto.

En el 2008, en reacción a sus escándalos publicitarios, problemas familiares y personales, gasto y consumo excesivo, Britney Spears fue puesta bajo una tutela legal que le concedió a su padre, Jaime Spears, el control de los ingresos y las decisiones financieras de la artista, al igual que de su salud y bienestar personal. Quizás dentro de aquel contexto, esto pareciera una decisión de beneficio para Britney Spears, una herramienta para manejar su mejoramiento personal y profesional, sin embargo, luego se revelaría el abuso que la artista experimentó bajo la imposición de esta tutela altamente restrictiva, relativo a las capacidades reales de Spears.

Movimiento Free Britney y la revisión del trato mediático hacia Britney Spears

El abuso mediático de la imagen de Britney Spears, y por consiguiente su persona, se normalizó para satisfacer los intereses de un público fascinado con ver a la artista en crisis. A pesar de Spears demostrar conciencia acerca de su trato, pareciera que cada intento de confrontarlo solo causaba que la atención se volviera más perjudicial. Sus visitas a centros de rehabilitaciones, problemas en su matrimonio y sus efectos sobre sus hijos, y su música se colocaba bajo el ojo enjuiciador de las audiencias, quienes se fascinaron con ver a la representación de la sexualidad y feminidad tener un breakdown.

El trato de Britney Spears en los medios pasó mayormente desapercibido. Spears continuaba produciendo música, por lo que, luego del 2008 y el establecimiento de la tutela bajo su padre, su carrera mantuvo relativa consistencia y su trato en los medios en años anteriores se percibió como una mera recolección de su comportamiento. No fue hasta inicios del 2021, con la publicación del documental “Framing Britney Spears”, producido por The New York Times Presents, que se presentó un cuestionamiento sustancial hacia la necesidad de la artista estar bajo una tutela, al igual que se examinó el rol que la atención mediática excesiva tuvo en el bienestar de Spears.

La tutela de Britney Spears establecía que su padre, Jaime Spears, tenía control sobre la distribución de los ingresos de la artista y su presupuesto, al mismo tiempo teniendo responsabilidad sobre su persona, salud, y bienestar. En efecto, Britney Spears perdió control de su vida, debido a que sus decisiones necesitaban la aprobación de su padre y otros manejadores involucrados en la tutela. Al presentarse el documental “Framing Britney Spears”, se comenzó una conversación, principalmente a través de las redes sociales, acerca de la validez de la tutela y el rol de los medios y las audiencias jugaron para que se estableciera el plano para ello.

El documental proveyó una mirada dentro de la tutela y sus condiciones, sin embargo, no fue el primer esfuerzo para abogar por un mejor trato hacia la artista. En el 2007, se viralizó un video de una fanática rogando “dejen a Britney sola”, cual al momento fue trivializado y ridiculizado, pero demuestra una confrontación con la imagen de la artista promovida por los medios en un momento donde no era usual que sucediera. No resultó en algún cambio percibido en la recepción de Spears, no obstante, demostró que existían los cimientos para el génesis del movimiento Free Britney.

Manifestación a favor de la terminación de la tutela de Britney Spears. (Paper Magazine)

Free Britney comenzó a popularizarse a través de las redes sociales en el 2019, tras surgir alegaciones que la entonces reciente estadía de la artista en un centro de rehabilitación había sido en contra de su voluntad. La fanaticada de Spears se movió hacia cuestionar su tutela y el aparente poder concedido al padre, Jaime Spears. Alegaciones en su contra fueron rechazadas por el Sr. Spears, sin embargo, los fans persistieron, llegando al punto de convocar protestas a favor de la terminación de la tutela. Con la publicación del documental “Framing Britney Spears”, este reclamo se intensificó. El movimiento alcanzó su clímax en junio del 2021, cuando la artista compareció ante una corte en Los Ángeles, California, hablando por primera vez públicamente a extensión de las restricciones impuestas bajo la tutela y los impactos que esta estaba teniendo en su bienestar, por más de una década.

Frente a la corte, Spears alegó que era obligada a trabajar, tomar medicamentos y asistir a citas médicas en contra de su voluntad (señalando particularmente el uso de litio), la imposición de anticonceptivos, entre otras alegaciones demostrando que Spears estaba consciente de los abusos que enfrentaba y capacitada para entender que la tutela no era necesaria. La artista expresó: “Quiero ser escuchada… Quiero y merezco cambios.”

Audio del testimonio de Britney Spears en corte, expresándose en contra de su tutela, el 24 de junio de 2021.

Esta apariencia en corte fue el cataclismo para que el movimiento Free Britney se fuera mainstream y, el 12 de noviembre del mismo año, la juez Brenda Penny determinó que la tutela sobre los bienes y la persona de Spears “ya no era requerida, efectivo inmediatamente”. Luego de 13 años, Britney Spears fue liberada.

¿Qué nos enseña Free Britney?

Las celebridades existen en un plano peculiar en nuestra sociedad. Su posición como personalidad y profesional para el consumo masivo, acompañado por el capital que ganan en estos esfuerzos, distorsiona la percepción del público. Pierden su humanidad, se convierten en conceptos sobre los cuales proyectamos nuestros propios ideales. Con la propagación de las redes sociales y el acceso esencialmente ilimitado que la tecnología provee para adquirir información, la distancia de nuestras celebridades íconos desaparece.

Britney Spears fue de ser beatificada como la princesa del pop, ícono de la pureza y feminidad, a ser una representación del abuso que puede ocurrir dentro de la industria de entretenimiento cuando las celebridades se promulgan como un mero objeto para el consumo de las audiencias. Detrás del glamour que observamos a través de las pantallas, estas figuras continúan siendo personas, imperfectas, complejas, y-más que nada—vulnerables.

Las sociedades siempre estarán instadas hacia la creación de íconos, como seres humanos, contenientes de nuestras propias complejidades, buscamos identificar vehículos a través de los cuales podemos manifestar nuestros intereses e ideales—esto no ha cambiado. Lo que ahora se hace necesario es reevaluar la manera que interactuamos con nuestros iconos, la manera que accedemos a su material. Para humanizar la celebridad y evitar que existan otras Britney Spears, coartadas de su libertad y forzadas a producir contenido para satisfacer una audiencia perpetuamente insatisfecha, es necesario recordar que, realmente, las estrellas are just like us.

Referencias

Britney Spears Rare. (2 de abril de 2017). Britney Spears talking about her virginity [Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=t6D_ywMzgjk&list=PLsEXhQXhUOIi9wlSOVTP2            b2m_1fyNKMeo&index=2

Hugebritneyfan. (27 de marzo de 2009). Britney Spears asked about implants [Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=rgImasn50ZU&list=PLsEXhQXhUOIi9wlSOVTP2b       2m_1fyNKMeo&index=1

Jean Spearss. (29 de septiembre de 2006). Britney Spears Bears All (interview 2006) – part 4 [Video]. YouTube.      https://www.youtube.com/watch?v=GprUu55Z17Q&list=PLsEXhQXhUOIi9wlSOVTP2            b2m_1fyNKMeo&index=3

LA Times Today Staff. (23 de septiembre de 2021). The history behind the ‘Free Britney’ movement. Spectrum News. https://spectrumnews1.com/ca/la-west/la-times-       today/2021/09/23/the-history-behind-the–free-britney–movement

Madringking1119. (11 de agosto de 2011). Leave Britney Alone (Complete) [Video]. YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=WqSTXuJeTks&list=PLsEXhQXhUOIi9wlSOVTP2            b2m_1fyNKMeo&index=5

Melas, C., Rocha, V., Wagner, M., Alfonso III, F., Hayes, M. (24 de junio de 2021). Britney Spears asks court to end her conservatorship. CNN.            https://edition.cnn.com/entertainment/live-news/britney-spears-court-hearing-conservatorship-june-2021/index.html

Mirzoeff, N. (Ed.). (2002). The visual culture reader. Psychology Press.

Reuters. (23 de junio de 2021). A Complete Timeline Of Britney Spears’ Journey From Teen Phenom To Conservatorship. Glam. https://www.glam.com/culture/britney-spears-popstar-to-conservatorship-timeline/

Sollosi, M. (5 de febrero de 2021). Framing Britney Spears unravels a heartbreaking pop mystery. Entertainment Weekly. https://ew.com/music/framing-britney-spears-conservatorship-documentary/

Sturken, M., & Cartwright, L. (2003). Practices of looking: An introduction to visual culture. Oxford University Press. 

Tsioulcas, A. (12 de noviembre de 2021). Britney Spears’ conservatorship has finally ended. NPR. https://www.npr.org/2021/11/12/1054860726/britney-spears-conservatorship-ended

Vizarreviddyz. (20 de junio de 2012). Britney Spears crying outside her house in Los Angeles [January 2008] [Video]. YouTube.            https://www.youtube.com/watch?v=jWBaBUbip_Q&list=PLsEXhQXhUOIi9wlSOVTP2            b2m_1fyNKMeo&index=4

X17onlineVideo. (16 de febrero de 2017). ARCHIVE: 10 Years Ago Today Britney Shaves Heads and Gets Tattooed! [Video]. YouTube.                                                                                   https://www.youtube.com/watch?v=Vh0oMAIkVzA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *